Seleccionar página

La educación financiera se inicia desde casa a muy temprana edad. Los padres son los responsables de enseñarnos todo lo que necesitamos para sobrevivir cuando seamos grandes. Uno de los básicos es que aprendamos a diferenciar las necesidades de los caprichos.

El dinero es básico para poder lograr cualquier objetivo o sueño que tenga en la vida. No obstante muchas personas llegan a confundirse con respecto a la ideología del dinero. Consideran que el dinero es el fin y no el medio. Cuando realmente es al revés.

Muchas veces nos engañamos a nosotros mismos para pensar que los caprichos pueden pasar por necesidades y así terminar gastando de más.

Un ejemplo claro sería el vestido. La ropa es una necesidad básica, sin embargo no es necesario que deba cambiar todo su guardarropa por ropa sumamente costosa. Tampoco es necesario que cuente con más de 20 pares de zapatos, o con muchos accesorios que puede resultar muy costoso.

Cómo aprendimos a gastar así

Hemos crecido con el mejor maestro. La televisión y los anuncios, nos están bombardeando constantemente con nuevos productos. Ellos imponen la moda a su antojo, haciendo que nosotros caigamos fácilmente, ya que muestran a personas exitosas o muy hermosas consumiendo dicho producto.

Es casi imposible encontrar a un niño que no vea televisión o que no preste atención a los anuncios que se ven en la calle. Es por eso que las estrategias de marketing cada vez se están haciendo mucho más agresivas. Están haciendo grandes consumistas desde pequeños.

Basan su objetivo en tratar de satisfacer necesidades inmediatas por medio de ofertas únicas e irrepetibles, que sin duda nos hacen pensar dos veces el dejarlas pasar.

Pero el problema no sólo radica en la cantidad de productos y servicios que se están ofreciendo. Si no tuviéramos dinero no podríamos comprarlo, es por eso que los bancos también tienen algo de culpa.

Dejando fuera que tampoco podemos controlar muchos de nuestros impulsos, vienen los bancos a ofrecernos préstamos y créditos sin antes verificar que realmente podamos pagarlos. Muchas veces no se hace un estudio a fondo acerca de la capacidad de pago de las personas y el nivel de endeudamiento.

A quién no le ha pasado que ya ha obtenido, o tiene pre aprobada, una línea de crédito o una tarjeta, que solamente debe de ser autorizada llamando a la línea de soporte. Todo esto sin haberla solicitado o haberse puesto en contacto con la institución financiera. Es ahí en donde debe darse cuenta que los bancos y las instituciones financieras están más interesados en sus propios beneficios.

Prioridades

Las metas, objetivos y sueños son diferentes para cada persona, así como el entorno en el que han crecido. Tomando esto en cuenta es importante que usted sepa establecer sus prioridades con una escala de valores para todos los objetivos que se tienen propuestos.

En cuanto al futuro

Es bueno que desde pequeño le enseñan a soñar y a tener ambiciones. Sin embargo debe tener presente que estas metas y ambiciones solamente pueden lograrse con base del esfuerzo.

El esfuerzo se puede traducir como trabajo, el trabajo le otorga rendimientos que es su pago. Recordando nuevamente el propósito del dinero como medio y como el fin. Haciendo uso de las diferentes herramientas financieras como son el ahorro la inversión es como puede asegurar el cumplimiento de dichas metas.

Lo primero que debe hacer es sentarse, trazar un plan con los objetivos y encaminar sus acciones para poder lograrlo. No se desanime si se encuentra con errores financieros ya que estos son solamente una forma de aprendizaje para evitar que suceda nuevamente.